Lugar (variación diatópica)

La variación diatópica es una de las variaciones más evidentes de la lengua. Somos instantáneamente capaces de distinguir a un cubano de un español, aunque ambos son usuarios del mismo idioma y se entienden mutuamente. El madrileño dice “andáis a caballo”, el chileno “andai a cabayo” y el rioplatense “andás a cabasho”.

Anuncios

Las distintas normas diatópicas reciben el nombre de DIALECTOS.

Nuestro dialecto es el “español de Chile”, aunque también se pueden notar diferencias locales bastante claras entre chilenos. Por ejemplo, lo que en Santiago es una “cocina”, en algunas zonas del sur se llama “estufa”; en Temuco y otras zonas se dice “gánate aquí”, en vez de “ponte aquí”. En muchas partes del sur hay un fenómeno llamado ceceo, que consiste en pronunciar la s como si fuera una z española (“zubmarino”). En algunas zonas, se dice “marraqueta”, en otras “batido” o “francés”, pero todas corresponden a un mismo referente. En muchas partes la /ch/ se pronuncia como /sh/, lo cual es señal de desprestigio. Además, independientemente de otros factores, los hablantes rurales hablan distinto que los urbanos.

Algunos de los rasgos generales del español de Chile son los siguientes:

  • 22 sonidos (el español de España tiene 23). Pronunciamos cy z como s, y ll como y.
  • Aspiración o pérdida de s al final de sílaba (mohca, pan tohtado) y al final de palabra plural (loh mihmo).
  • Relajación o pérdida de d entre vocales (pescao, peazo) y al final de palabra (salú, virtú).
  • Sustitución de vosotros por ustedes.
  • El sistema este-ese-aquel se reduce a este-ese, excepto algunas comunidades rurales que aún usan “aquel”.
  • Pronombres cuyo, cual y quien muy poco (y mal) usados. Se reducen a que, con pocas excepciones en personas cultas.
  • Ausencia de futuro imperfecto (vendré) y futuro subjuntivo (viniere, hubiere venido).
  • Uso adverbial de adjetivos (comemos rápido en lugar de comemos rápidamente).
  • Algunos elementos del léxico: nomás, al tiro, ya (en lugar de sí), cuestión (en lugar de cosa), algunos arcaísmos como fierro, alcuza, botar (desechar) y pararse (ponerse de pie).
  • Preferimos los extranjerismos a sus sinónimos españoles (mall en vez de centro comercial, carnet en lugar de carné).
Anuncios