Registros del habla

Todos quienes hablamos una lengua no lo hacemos de una manera uniforme, sino que variamos de acuerdo con la situación y los objetivos de nuestro mensaje. Uno de los factores que determinan el estilo del hablante es el nivel de formalidad en que se desenvuelve el acto comunicativo. Esta formalidad va a determinar las formas de saludo y despedida, el vocabulario que usemos y la complejidad de estructuras sintácticas. Si consideramos además los elementos paraverbales y no verbales, podemos decir que también va a determinar elementos como el tono y volumen de voz, los gestos, movimiento de manos y otros.

Anuncios

Los distintos estilos que adopta el hablante de acuerdo con el grado de formalidad de la situación comunicativa, se denominan registros del habla, y se distinguen cuatro:

RegistrosCaracterísticas
SolemneTambién llamado supraformal, es el registro que se usa en situaciones muy formales, como conferencias, actos gubernamentales oficiales, juramentos, etc. Se caracteriza por el uso de fórmulas rígidas: Ilustrísimas autoridades, Señoras y Señores, Usted, etc.
FormalSe utiliza en situaciones de comunicación formal: clases, entrevistas de trabajo o cualquier comunicación en la que no hay confianza.
InformalAbarca una amplia gama de situaciones en las que existe mayor relajo en la comunicación, se caracteriza por el uso de palabras y giros lingüísticos propios de la comunidad, que probablemente fuera de ella son incomprensibles.
ColoquialEs un registro dentro del informal que se da en el ámbito íntimo o de amigos cercanos, espacios donde hay una total confianza. También se le denomina familiar.

Actualmente, el registro informal ha ganado mucho terreno en nuestra sociedad, expandiéndose a ámbitos que antes eran considerados formales, como programas de televisión, por ejemplo. Esto mismo ha afectado al discurso público, pues antes de la década del 90 uno de los factores que lo caracterizaba era el uso del registro formal; sin embargo, por influencia de los medios, ha dejado de ser así y es posible que nos encontremos incluso con el uso de un registro “vulgar”.

Problemas generados por la falta de movilidad en diferentes registros del habla

Estos problemas se dan frecuentemente en personas de nivel inculto (quienes no han recibido una educación completa) cuando necesitan comunicarse en un registro formal. Estos problemas se traducen en dos fenómenos lingüísticos:

1. Ultracorrecciones: este fenómeno se produce cuando, por el natural deseo de ajustarse a la norma culta, se deforma una palabra o una construcción, creyendo equivocadamente que es incorrecta. Llamadas también hipercorrecciones consisten en corregir errores que no son tales, asociando falsamente palabras que suenan parecido. Por ejemplo: puede agregar una d donde no va y decir adre en vez de aire, dentre en vez de entre.

2. Vulgarismos: consiste en usar términos del ámbito coloquial en un registro formal, con lo cual resultan inadecuados. Se deben a una falta de vocabulario, ya que el hablante no sabe cómo remplazarlos. Por ejemplo, en un texto que explique las características de las plantas, no sería adecuado decir “las raíces chupan agua de la tierra”; sino “las raíces absorben agua de la tierra”, o bien “extraen agua”.

Anuncios